Por 13 Razones… cancelé Netflix

0
170

El mundo de las series antes era simple, coge una profesión, un tema y haz 20 temporadas. Al menos eso era lo común.

Hubo una época en que reinaban series como “C.S.I.”, “House”, “24”, etc… Lo que quiero decir con esto es que, aún habiendo algunas excepciones, las series eran lo mismo, series de casos que se resolvían en cada episodio.

Pero de repente todo cambió, las series cambiaron su camino hacia algo más complejo, más interesante. Superproducciones como “Juego de Tronos”, series de culto como “Breaking Bad”, empezaban a ser más comunes. Pasamos de tener 5 a 100 series distintas. Los creadores tienen menos limitaciones creativas y mas recursos para crear mundos y escenas que solo se veían en las películas. Y lo mejor de todo es que se está convirtiendo en un fenómeno de masas, millones de personas adictas a miles de series y suscribiendose a canales como “Netflix” o “HBO”. No solo este “boom” a afectado a las series “adultas” (llamémoslas así), sino que las series infantiles tienen una imaginación increíble, dándome realmente envidia comparandolas con las de mi infancia. Pero ¿todo esto es tan bueno?…

Realmente… no soy un gran fan de las series, podría decir incluso que no me gustan. Series como “The Walking Dead”, las empezé viendo desde el principio, pero estas mantienen un patrón en todas sus temporadas. Empieza a lo grande: un gran villano, un desafío complicado y nuestros personajes favoritos al borde de la muerte; todo esto bien actuado y dirigido, con grandes momentos de tensión, pero… los siguientes capítulos pasan a ser solo relleno, y esto significa más personajes que no son importantes y menos centrarse en los personajes que importan y la historia principal. La calidad baja drásticamente y las escenas se repiten, como la escena de: –personaje camina por el medio de la carretera-, o –personaje mata a un zombie con un cuchillo en una valla-. Este problema pasa en muchas series, yo lo llamo “el problema de la W”.

Después hay series como “Por 13 Razones”. Esta serie debería encantarme, el título explica toda la serie, 13 capítulos en los que te explican las razones que llevaron al suicidio a una chica de instituto, ya que grabó unas cintas a aquellas personas que la obligaron a tomar esa decisión. Hasta ahí todo bien, una premisa interesante y bien estructurada. El protagonista es un chico al que le llegan las 13 cintas, y nosotros escuchamos cada una de ellas con él. La sensación es increiblemente morbosa, es como si escucharas un diario secreto de alguien de verdad, sientes esa incomodidad de que la persona que habla se ha quitado la vida por las cosas que está contando en la grabación.

Hay grandes momentos en esta serie, el capitulo que le corresponde a nuestro protagonista es perfecto, de lo meditado y a veces poco creible de los otros episodios, a este en el que los sentimientos invaden todo el episodio, en el que la “razón” no es tan clara y piensas que todo pudo salir bien por un momento, ese episodio, ese es el momento que elevó a una serie que le costaba encontrar más razones, llegando a extremos poco realistas.

Lo que quiero decir es que esta serie podría haberme gustado, pero son los problemas de siempre que no me dejan disfrutarla y me frustran. Demasiadas razones y ningún final. Al final tenemos una serie que habría sido perfecta si hubieran sido 7 razones, o buena si acabara en 13 razones, pero al final habrá segunda temporada, rompiendo la estructura y el sentido de la historia. Si al final no hacen segunda temporada y ese es el final, sería incluso peor porque no puedes hacer 13 episodios dando razones para que después no tengan ninguna consecuencia.

 

En definitiva, sí, hay series que me han gustado mucho, pero no creo que nunca sea un adicto a las series porque, siempre que estoy viendo una me pregunto a mi mismo “¿Porque estoy viendo esto y no una película?” Si quiero que me decepcionen prefiero que lo hagan rápido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here